NATUR-E

1/42

Natur-e 

“Fui al bosque porque deseaba vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que tenía que enseñar.”  

Walden,  Henry David Thoreau

 

 

La pandemia nos sorprendió mientras viajábamos -junto con mi hija- por la Patagonia argentina. Decidimos no regresar a la ciudad y quedarnos a vivir en las montañas durante la cuarentena. Cambiamos la comodidad de nuestra casa en Buenos Aires por una pequeña casa rodante en el bosque. Vivimos allí durante nueve meses y pasamos el duro invierno patagónico. Lara hizo su tercer grado de escuela primaria con una lenta conexión a internet y sin video. El confinamiento global había llevado a la virtualidad casi todos los espacios de nuestra vida, como la escuela y el trabajo. Había un drástico contraste entre lo que vivían casi todo el mundo en las ciudades, con nuestra libertad y con las motivaciones que nos ofrecía la naturaleza. Casi todos veían la naturaleza a través de las pantallas y yo sentía que nosotros estábamos dentro de esa pantalla, en una naturaleza digital y pixelada.

 

Con la llegada del frío y las lluvias comencé a fotografiar con fuego. Armé una antorcha de tres metros para iluminar diferentes escenarios. Era literalmente una pesada cruz de hierro que llevé ardiendo a través de los bosques. Usé el fuego como una metáfora de quemar la vieja normalidad. En Patagonia el fuego es necesario para calentarse y quemar la poda. El invierno es lluvioso y es seguro quemar. Pero con la llegada del verano y la sequía, el fuego se convierte en el principal enemigo para este territorio. Nada puede parar el poder de un incendio forestal excepto la lluvia. Fotografié incendios forestales que quemaron miles de hectáreas de bosque nativo. Como si fueran las dos caras de una misma moneda, los fuegos de la Patagonia son al mismo tiempo el poder más necesario y el más temido.

Este es el diario visual de esos meses junto a Lara, donde forjamos una estrecha relación con la naturaleza y los animales. Fueron meses de expansión creativa inigualable para nosotros y donde dibujamos y escribimos sin parar. También cosechamos manzanas, cocinamos champiñones y corrimos liebres, pero nunca pudimos alcanzarlas. Natur-e muestra nuestra adaptación a este territorio desconocido a través de fotografías íntimas creadas durante noches aisladas en el bosque. Las imágenes se alteran por la irrupción del fuego, el color y las palabras de un vocabulario digital. escrito con linternas en el aire..